El juego. Segunda parte.

Sigue…

 

-No seas tan impaciente Tana, aún falta una cosa muy importante.

– ¿Aún hay más?

-Si tenemos que conectarnos a las fichas con este cable para jugar,  a través de el sentiremos lo que ellas sientan.

-!Que juego más divertido¡ ¿Empezamos ya a cazar?

– No se trata solo de cazar flores,  lo importante es olerlas y  soltarlas, pero no de cualquier manera, porque si sólo las sueltas sin más, sin dirección, quedan dando vueltas a tu alrededor y tarde o temprano volverán a ti.

– ¿Hay que poner una dirección?

– Sí, hay que enviárselas al inventor.

– ¿Para qué quiere el inventor tantas flores/pensamientos?

-Eso no lo sé. Solo sé que quiere olerlas/sentirlos todas, para eso ha creado este gran juego. Al igual que cada flor tiene un olor, cada pensamiento tiene un sentimiento. Él quiere sentir todos los pensamientos, oler todos los perfumes de las flores. Las fichas son las que se encargan de oler la flor, de sentir el pensamiento y enviárselo.

– ¿Y si a las fichas no les gusta como huele la flor,  o cómo siente el pensamiento?

-Tienen que sentirlo, tienen que olerlo, sin juzgar su perfume. Solo así podrán enviarlo.  Si no lo hacen cargaran con él a sus espaldas,  y acabará pesando mucho.

– ¿Y qué pasa si una ficha no sabe que su misión es sentir/oler y soltar y se guarda las flores/ pensamientos?

-Eso es parte del juego, la ficha cuando no sabe jugar, guarda las bonitas,  y las que no le gustan las esconde para no sentirlas/olerlas y entonces con tanto peso en su mochila, no puede avanzar por el tablero, y se estancan en las mismas casillas repitiéndolas una y otra vez. Mientras mas caza lleve a sus espaldas menos brillara su estrella.

– ¿Pero cómo aprenden, existe un cole o algo parecido?

-Cada una aprende de una forma diferente. El tablero es el cole  con sus diferentes casillas, y en el momento justo ni antes ni después, se dan cuenta de que su única misión es oler y soltar – dijo Coletas.

– !Cómo¡ ¿Esto no va con dados como la oca, el parchís…? ¿No es cuestión de suerte?

-No, en realidad, el que inventó el juego también escribió cada partida con todos sus detalles.  No aprenderán  todas a la vez, ni de la misma manera. Poco a poco hoy una, mañana otra…

-¡Igual que mis gusanos de seda! primero uno luego otro hasta que todos aprenden y  hacen el capullo.

-Eso es,  los primeros capullos son  pocos y raros, luego cuando hay mas capullo que gusanos   los raros son los gusanos que quedan  sin hacerlo, hasta que por fin el ultimo gusano lo hace.

-¿Y quien gana la partida?

-Todos,  la partida no puede terminar hasta que aprendan todos a soltar la caza y el tapiz de las estrellas brille entero.

-Solo una pregunta más Coletas ¿Cómo sabe la ficha que su sentir está siendo recibido?

-Porque él Creador siempre manda paz a modo de acuse de recibo.

Me muero de curiosidad Coletas Quiero empezar a jugar ¿Empezamos ya?

Deja un comentario

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.