la partitura.

La partitura.

Tana llegó con bastante retraso aquella tarde y se sentó junto a Coletas en el banco del jardín.

-Hola Coletas, menudo día llevo. He perdido el libro de matemáticas, tampoco me acordaba donde había puesto el compás y se me olvido que tenía que presentar un trabajo, mi vida es un caos –dijo dejándose caer en el banco junto a Coletas.

-Ja, ja, eso pasa cuando no estás donde estas.

-Pero yo siempre estoy donde estoy.

-Tú estás aquí pero tu atención puede estar fuera. Cuando te vas con Mente al pasado y al futuro no estás en el presente. En tu lugar se queda el piloto automático haciendo lo que quiere, y luego no te lo cuenta, por eso no te acuerdas de donde pones las cosas, y se te olvida todo.

-Y qué puedo hacer.

-Debes preguntarte frecuentemente donde estas.

-¿Yo? Pero yo siempre se dónde estoy.

-Ja, ja, es verdad tú eres la única que sabes dónde estás, pero ya te he dicho que puedes estar en dos sitios; aquí al mando de todo lo que ocurre o de paseo con Mente, Lo de no saber dónde pones las cosas es solo una de las consecuencias de estar distraída con Mente, Aún pueden pasarte cosas peores cuando abandonas el puesto de mando, te contare lo que le paso a una rosa que andaba siempre fuera de su lugar de mando.

-Ella vivía en un hermoso jardín, donde crecían rosas bailarinas de todas las variedades, eran preciosas. Era la directora de orquesta, la encargada de interpretar la partitura con su batuta y la responsable de la armonía, que se supone, debía reinar en la danza de todas las rosas.

Cuando eran pequeñas, interpretaba la partitura, que había nacido con ella y todas bailaban a su son. Era bonito verlas con sus tutus de colores dando sus primeros pasos de danza.

Pero a medida que crecían, la directora, empezó a dejar el jardín solo. Fuera había muchas distracciones que llamaban su atención y cada vez con más frecuencia pasaba más tiempo fuera que dentro del jardín. Mientras ella no estaba, un impostor le cambio la partitura poco a poco, metiéndole sus notas sin que la rosa se diese cuenta de nada. Al principio solo unos acordes, luego fueron dos, luego tres hasta que, la partitura original fue sustituida por la del impostor sin que la rosa sospechase nada. La nueva partitura era muy distinta y sonaba muy mal.

Cuando llevaba un tiempo interpretando la nueva partitura. La directora, empezó a notar que no le gustaba nada la danza de las rosas. Era un baile feísimo, las rosas saltaban y daban patadas sin ningún orden ni concierto y se molestaban unas a otras.

“No me gusta nada este baile se decía. Mi jardín es un auténtico caos, no entiendo porque se portan así”, se lamentaba sin sospechar nada.

Un día, decidió intervenir para poner orden se metió entre ella les hablo muy seriamente para decirles a una por una cómo debían bailar. “Tú no te estires tanto, tú retírate un poco y controla tu tallo, tú no te retuerzas, tú debes tener cuidado con las hojas…” así corregía a todas, pero sus esfuerzos no daban resultado, y la cosa empeoró, las rosas no entendían nada, estaban hechas un lio; la directora decía una cosa y la partitura otra. Mientras más trataba de corregirlas peor se portaban. Algunas le contestaban mal, ellas también estaban enfadadas y en el jardín había todo tipo de conflictos. La pobre rosa no entendía lo que pasaba

-¡Vaya lio gordo tiene en su jardín! Me imagino a todas saltando descontroladas, como locas con los pétalos desordenados –dijoTana.

-Sí, era un gran lio. Entre tanta agitación –continuo Coletas- la rosa tropezó con el  tallo de una rosa y salió disparada .Por el aire abrió las manos para frenar el golpe en el suelo y al hacerlo se le cayó la batuta, en ese  momento la música dejo de sonar “¿Qué ha pasado?” Se preguntó. Tumbada en el suelo. En el jardín reinaba un gran silencio. Se levantó, todo era brillante y bonito. Una gran paz inundaba el jardín y las rosas bailaban delicadamente. Buscó su batuta y se agacho para recuperarla, comenzó a dirigir la partitura y con ella volvió el caos. Soltó la batuta dando un salto asustada y todo se volvió a calmar. “¿Qué música estoy interpretando?”’ Enseguida se puso a revisar la partitura. “¡¡Es la partitura!!” gritó llena de alegría por el descubrimiento.

Se preguntó cómo había podido estar tanto tiempo dirigiendo esa música tan horrible, y hasta le entro un poco de risa.” Ahora entiendo lo que le pasaba a las rosas, Tanto esfuerzo intentando corregir a todas las rosas del jardín… Ellas no tenían culpa de nada. La solución era tan sencilla”. Se colocó en su puesto de mando con su partitura original y el impostor al ser descubierto salió corriendo.

Ahora estaba más presente en el jardín, para que el impostor no entrase. De vez en cuando se distraía, y salía por la costumbre, entonces se le colaba el impostor, pero como lo conocía muy bien y ya estaba atenta, enseguida se daba cuenta y volvía corriendo a su lugar. Y así, poco a poco, la rosa con su partitura original, fue teniendo más presencia en el jardín y el impostor cansado de que siempre lo sorprendiera dejo de intentarlo.

Ahora las rosas están tranquilas, todas se respetan y su baile es muy bonito, pero ella nunca olvidara su experiencia, y aun se ríe acordándose de esos días de locura que el impostor le hizo pasar.

-A parir de hoy, me preguntaré donde estoy, no vaya a ser que se me meta un impostor y me la líe gorda como a la rosa –dijo Tana riendo.

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.

seis − seis =