Las peras influenciables

Después de dar un paseo por el huerto, durante el cual Tana y Coletas habían aprovechado para coger peras y merendar, las niñas se sentaron debajo del peral a descansar.

―Qué ricas estaban las peras ―dijo Tana―son las más dulces que he probado.

No siempre fue así. Hace unos años, este peral tenía un pequeño problema. Sus peras no eran tan buenas, comenzó a contar Coletas, entonces eran duras y amargas y el árbol estaba muy triste. Un día, un pajarillo se posó en una de sus ramas y lo saludó:

―¡Buenos días señor peral! ―dijo el pajarillo que era muy alegre y le gustaba hablar con todos los árboles.

―Buenos días ―contestó el árbol.

―Qué bonitas están sus peras ―dijo el gorrión.

―Ahora sí. Espero que les me pase como siempre

―Pues ¿qué le pasa siempre? ―preguntó el gorrión muy interesado.

―Se pone una pera enferma y contagia a todas las demás. Empieza por las que tiene a su alrededor y estas contagian a otras, hasta que al final todas se encogen y quedan, amargas y duras. Es una pena ―dijo el árbol que después de varias cosechas estropeadas había perdido la esperanza.

―Estoy seguro de que su problema tiene solución ―dijo el pajarillo, que era muy simpático, tratando de animar al árbol.

―Yo creo que no. He intentado muchas cosas para salvar la cosecha; como curar a las enfermas, aislarlas e incluso echarlas del árbol, pero nada me dio resultado ―dijo el árbol.

―Quizás no tenga que curar a la fruta enferma —le dijo el gorrión que de tanto hablar con los árboles conocía todas sus enfermedades.

―¿Qué puedo hacer si no? ―preguntó el árbol.

—Proteger la fruta sana.

―Pero ellas están bien hasta que se contagian ―contestó el árbol―, eso es una tontería ―dijo mirando para otro lado.

―Quizás sean frutas influenciables y por eso se contagian y enferman.

―¿Influenciables? ¿Qué es eso? ―preguntó el árbol espantado al escuchar esa palabreja tan rara.

―Es un caso muy raro entre los árboles. Sus frutas parecen fuertes y sanas, pero en realidad no lo son. Por dentro son muy blandas y débiles y se contagian fácilmente.

―Y tú cómo lo sabes ―dijo el árbol pensando que un pajarillo tan pequeño no podía saber tanto.

―En uno de mis viajes, conocí a un peral que tenía el mismo problema. A él también se le estropeaban todas la cosecha por fruta influenciable, pero ya lo ha solucionado ―dijo el pajarillo.

―¿Cómo lo hizo? ―le preguntó el árbol con más curiosidad que esperanzas.

―Él pensó: «si mis peras se contagiaban tan fácilmente de lo malo, también lo harán de lo bueno». Entonces buscó entre sus compañeros una  semilla de fruta muy muy sana y muy muy buena y la metió entre sus ramas, y esta hizo todo el trabajo ―contestó el pajarillo.

―¿Qué trabajo? ―preguntó el árbol, empezando a pensar que a lo mejor el pájaro sabía más de lo que él creía.

―Contagiarles su salud y transformarlas en frutas fuertes no influenciables. Así quedaron protegidas, y aunque estén rodeadas de frutas podridas no se contagian de ellas.

―No pierdo nada por probar ―dijo el árbol después de pensárselo un rato.

―Yo puedo traerte en mi pico una buena semilla ―dijo el gorrión que estaba muy contento de que el árbol se hubiera decidido a probar― Conozco un peral cercano que tiene unas peras muy sanas y fuertes.

El pajarillo se fue y a los pocos días regresó con la semilla prometida. El árbol la introdujo en su rama principal y al poco tiempo creció una fruta fuerte y sana que brillaba mucho. Esta, poco a poco, de la misma manera que lo hacía la podrida, contagió su salud primero a las frutas de su rama, luego pasó a las demás, hasta que todas las frutas quedaron protegidas por dentro con un manto impermeable que no dejaba pasar ninguna enfermedad. Concluyó Coletas.

―Menos mal que hizo caso al pajarito ―iba diciendo Tana camino de vuelta a casa― Ahora que las peras están sanas y fuertes por dentro nada que venga de fuera puede hacerles daño…

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.

nueve + doce =