Caminos del agua

 Los paseos del agua.

En estas fechas, me gusta andar  por los caminos del agua:  las cañadas, los arroyos, los ríos por donde corre, las albercas, las charcas donde descansa  y rebosa, las fuentes y manantiales, los pozos desde donde sube a la superficie, los aljibes naturales que la recogen, las acequias que la conducen, las cunetas de los caminos que les dejan su espacio.  En el campo el agua es libre, no viaja por tuberías escondidas, ni sale de los grifos,  ni se encuentra envasada en botellas de plástico.  Y tiene vida, como esa ranita que cogió mi hija en uno de nuestros paseos para hacerle la foto; y a su lado nace la yerba, y flores muy bonitas como el junquillo que en esta época  llenan las  cañadas. Hubo un tiempo, en que se usaba la energía del agua al correr , para moler el cereal y aún hoy podemos ver en las orillas de los arroyos muchos restos de molinos de grano donde los agricultores llevaban su cosecha a moler para hacer el pan. No hace tanto tiempo 55/60 años,  aún se lavaba la ropa en el rió. El tiempo va muy rápido últimamente, y no nos deja pensar  en que todos nosotros somos agua, mas o menos pura, mas o menos libres, que corre por la vida.

Por eso,  aunque hoy todos tenemos en casa agua corriente o domesticada, que nos resulta muy útil,   os recuerdo  que existe el agua  libre,  y desde aquí os animo a salir a encontraros con ella en su estado salvaje, a  seguir un arroyo, o buscar  una poza para bañarse cuando llegue el verano, o un charco para ver ranas y pájaros, buscar restos de molinos y lavaderos en las orillas.  Si vais con  niños os recomiendo llevar ropa de repuesto, sobre todo calcetines y zapatos.

Beneficios de tener perro

 

DSC_0751

Una vez escuche que el mejor trato que había hecho la humanidad a lo largo de su existencia, era con el perro, pues le da lo que le sobra de comida, de tiempo, y de cariño y a cambio el perro,  se lo entrega todo. Hoy quiero que conozcáis a Gustavo, el es mi compañero de paseos y muchas veces el que me anima a salir con la cámara. Lo primero que hace cuando le abro la puerta  es darme las gracias,  mostrándome su alegría y su emoción saltando y ladrando a mi alrededor. Lo acaricio para tranquilizarlo y solo  entonces empieza a caminar calle arriba. Me espera en cada cruce para no despistarse, y muchas veces cuando nos metemos por veredas de animales o caminos borrados, el va delante mostrándome los pasos.Tengo que decir que si aparece un conejo o una liebre se olvida de todo y corre como un loco detrás de ella, es su instinto de cazador. Luego vuelve cansado pero contento a seguir con la ruta.

Ademas de mostrarme los caminos, sobre todos los de vuelta, me enseña muchas cosas. El vive el momento disfruta y no tiene en cuenta los días que no has podido sacarlo, no te pide explicaciones, ni pregunta donde has estado. Es muy reconfortante verlo siempre dispuesto a acompañarte a cualquier sitio y feliz.

DSC_0803

 

Nuestros hijos ya no viven en casa y  el,  para que no los echemos de menos hace las veces de hijo, y en la época del celo de las perras, cuando volvemos de los paseos, en lugar de entrar en casa, se despista y aprovecha para dar una vuelta. Algunos días vuelve de madrugada, nos llama por la ventana de nuestro dormitorio, y tenemos que levantarnos para abrirle la puerta. Entra con prisas y va derecho a la cocina a cenar y luego se acuesta.

Se considera un miembro mas de la familia y lo es, le encanta cuando vienen nuestros hijos a casa y es el primero que sale a recibirlos y parece disfrutar cuando estamos todos. Tener perro es precioso y desde aquí os animo a que compartáis vuestra vida con uno.

 

DSC_0385