Al otro.

Al otro

No te puedo amar cuando te sueño,

cuando te nombro

y creo mis notas sobre ti,

cuando miro mi pasado

y lo que hiciste o yo sentí.

No puedo quererte desde el recuerdo

De lo que creo que fuiste y fui,

Solo puedo amarte ahora,

cuando me reconozco en ti

Cuando nada nos separa

pues somos uno los dos.

Entonces no pasa nada

Todo es vida, paz y amor.

El rayo de sol extraviado.

El rayo de sol extraviado.

-Estas muy equivocado

no sigas por donde vas

-Pero, yo lo veo tan claro…

Todos van por este lugar.

Lo que me dices es raro

se van a reír de mi

no quiero parecer extraño

y que murmuren de mí,

necesito que me quiera

para poder ser feliz.

-Tú no necesitas nada

Todo lo tienes aquí.

En este mismo momento

tú lo puedes descubrir.

Gírate. Sal del dibujo

Deja de darle poder.

Aléjate, deja espacio

entre tú y lo que ves

-Pero me sentiré solo

Nadie se acordará de mí.

No tendré a quien querer

ni me quieran a mí.

-Eres un rayo de sol

Pintando sobre un tapiz

No eres lo que estas pintando

¿Cómo lo quieres oír?

Abandona tu dibujo

No lo trates de arreglar

Gírate no tardes tanto

El dibujo no es real

Esas formas que dibujas

En el tapiz con tu luz

eso es lo que estas pintando,

eso no puede ser tú.

Es en la otra dirección

confía en lo que digo

Sigue tu luz hacia el sol,

ese es el buen camino

Si lo haces te aseguro

Que nunca querrás volver

Es tu verdadero hogar

Donde siempre estarás bien.

Agradecer.

El pequeño saltamontes

no se encontraba muy bien

en el colegio los otros

no querían jugar con él.

El recreo lo pasaba

viendo a los demás jugar

y aunque a veces lo intentaba

no contaban con él jamás.

Dando muy tristes saltitos

llegaba solo a su casa

su madre muy preocupada

le preguntaba ¿Qué te pasa?

¡Eso me pregunto yo!

¿Por qué no cuentan conmigo?

parece que no existiera,

nadie quiere ser mi amigo.

El saltamontes de un salto

se metía en su habitación

y allí pasaba la tarde

lamentando su situación.

De repente y sin aviso

algo mágico sucedió,

el sillón donde estaba sentado

tímidamente le habló.

-Hola amigo estoy aquí

¿Estas cómodo en mi cojín?

El saltamontes asustado

no sabía que decir,

con los ojos como platos

miró a su alrededor

y todos le estaba mirando

desde la alfombra al colchón.

Estaban muy extrañados

y decían sin decir:

¿Por qué no nos haces caso?

¿Somos poco para ti?

Él los fue mirando a todos

y sorprendido respondió

-Perdón por no valoraros,

no era esa mi intención.

Hablo con cada uno de ellos

y a todos agradeció.

A la flor de la maceta

le alabo su buen olor,

a la ropa por su abrigo,

por su luz a la bombilla,

por ser útiles y cómodas

a la mesa y la silla.

Al sentirse agradecido

la tristeza se marchó.

En este mismo momento

No hay espacio para dos.

Mirando de un lado a otro,

mil gracias a todo dio

-¿Por qué no lo he visto antes?

gritaba de la emoción.

Gracias por estar aquí,

por el aire al respirar,

por mi madre que antes triste

al sentir que la apreciaba

estoy oyendo cantar cantar.

Quédate un poquito más

Pareces muy divertida

con tantas cosas que hacer

¿Dónde vas siempre deprisa?

Para un rato, siéntate.

Pareces muy divertida,

pero me parece a mí,

que lo que a ti te sucede

es que no paras huir.

No te gusta estar contigo,

te asusta la soledad

¡es todo tan aburrido!

dentro de ti duele estar.

Cierra los ojos un rato

por favor aquiétate

en tu casa pasan cosas

nunca te paras a ver,

date un paseo por tu cuerpo

de la cabeza a los pies

¿Dónde duele?

¿Hay un nudo que debamos deshacer?

¿Es la boca del estómago?

¿O es el mismo corazón?

¿Notas que estas agitada?

¿O sientes mucha presión?

No te vayas, quédate

siente tu respiración.

¿Qué dicen los pensamientos?

 Párate y escúchalos.

Que si has sido rechazada

que si alguien te abandono

que si te sientes muy triste

que si tu suerte voló…

No te puedes ir ahora

ya sé que quieres salir

es tu herida la que habla

y no la quieres oír.

Lo poco que te valoran

que nadie te tiene en cuenta

que no sirves para nada

y mil cosas que te cuenta.

No te abandones más veces.

Quédate, no corras más.

Sé valiente no te vayas,

quédate un poquito más,

las heridas sanan solas

cuando te pones amor,

el amor lo cura todo

eso te lo digo yo.

Nada falta

 

Nada falta

 

Doña Urraca fue al doctor

a contarle su dolor

-No tengo lo suficiente

Todo me sale peor…

Cuando acabó de quejarse

y de contar su versión

el doctor se quitó los lentes

y tranquilo contestó.

-Quizás no te falte nada

Mirando entre lo que tienes

más bien debes deshacerte

de lo que no te conviene

 

–A mí no me sobra nada

¿Es que acaso no lo ves?

Tengo mucha mala suerte

Y nada me sale bien

 

Si quieres ver mejoría

Deshazte sin más tardar

De estas cuatro cositas

Que te voy a enumerar

 

Te sobra tu egocentrismo

Querer tener la razón

Y no saber aceptar

Las cosas tal como son

 

Te sobra mil distracciones

Y placeres que te das

en donde gastas el tiempo

que le debes dedicar

 

a buscar tranquilidad

a estar contigo en silencio

a quererte como eres

con todos tus puntos negros.

 

Haz cosas que te mejoren

Y que no te perjudique

Esas ya las sabes tú

No hace falta que lo explique.

el camino

Una hormiga aventurera

de su hormiguero partió

y entre cientos de caminos

confundida se perdió.

Al principio parecía

que lejos estaba bien,

todo era divertido

y asombroso a la vez,

pero pronto se dio cuenta

de que quería volver.

Su corazón estaba triste

y no sabía porqué.

Transitó veredas cortas,

autopistas de placer,

trato de atrochar a veces

y nunca le salió bien.

Estando un poco cansada

a punto de desistir,

ante un nuevo camino

su corazón dijo SÍ,

respingó como un cordero

su tristeza vio partir.

No me importa la distancia

ni lo que tarde en llegar

ni las cuestas ni revueltas

que tenga que soportar.

Sé que estoy en el camino

Esa es mi tranquilidad.

Buscando

Una semilla de árbol

en una gran urbe cayó,

encima de un rascacielos

con una buena visión,

y después de mirar mucho

una cosa le extrañó,

y le preguntó a una nube

que soltaba un chaparrón

-¿Qué les pasa a los humanos?

todos corren sin parar

usan artilugios varios

para volar y rodar,

van de un lado para otro

no para de trajinar.

Los que caminan por calles,

van corriendo sin mirar.

Entran, salen van deprisa

mueven cosas de lugar.

-Están buscando algo

que perdieron a la par

-¿Y qué es eso que rebuscan

y no pueden encontrar?

-Algo que es infinito

y no se puede gastar

unos le llaman amor,

y otros felicidad.

-Pero… ¿si buscan lo mismo

por qué no paran de pelear?

Están tirándose bombas

y discuten sin parar,

son raros estos humanos

locos parecen estar.

-¿Quieres oír que les pasa?

Es una cosa tan simple

que hasta risa a mí me da,

ellos buscan y buscan

se afanan sin descansar

el problema es que lo hacen

en el lugar donde no está.

Espacio infinito.

Tu cuerpo es como una puerta

por la puedes pasar

al espacio mágico e infinito

que eres en realidad,

Por el trocito de espacio,

que ocupa tu cuerpo en él

puedes sentirlo en tus manos,

puedes sentirlo tus pies.

Tu cuerpo se desdibuja

ahora eres el tapiz,

eres espacio infinito

sin contornos, estás aquí.

Tu cuerpo desaparece,

se disuelve, ya no esta,

se ahogan los pensamientos

hay silencio y mucha paz.

Atravesando tu cuerpo

llegas derechito a ti

el espacio luminoso

la nada, el vacío sin fin.

Nada en la nada

un ratito mas,

siéntete infinito

eres pura libertad.

Poema a mi voz.

-Ya sé que me quieres mucho

pero te voy a dejar,

no me gustan tus consejos,

no me dan tranquilidad.

Nunca me aclaraste nada,

lo tuyo viene y se va,

lo que dices que está bien

mañana ya no lo está.

Siempre me sacas de aquí,

del ahora, de mi hogar.

Hace mucho que no atiendo

a quien me viene a visitar

-Yo sé cómo distraerte

conmigo puedes escapar

de todos esos pesados

que no te dejan en paz.

-No quiero seguir huyendo

ya no quiero correr más

abrazare lo que venga,

no escaparé nunca más.

-Y cuando te pongas triste

¿Cómo te consolarás?

-Hablaré con la tristeza

y le daré su lugar

-Y si viene la impaciencia

¿Cómo la vas a tratar?

-Que gusto verte mi amiga

Siéntate en este sofá

-¿Y cuando llegue aburrido?

Dime lo que vas a hacer.

-Pues me sentare a mirarlo

y tomaremos un té.

-Y a nuestra querida envidia

¿Qué le vas a decir tú?

-Quédate a cenar conmigo

cocinaré un buen cuscú.

-¿Y que va a pasar conmigo,

no me dejaras pasar?

Siempre me has necesitado.

No me puedes repudiar.

-Tú también tienes tu sitio.

Tú siempre serás mi amiga,

pero de ahora en adelante,

no escucharé lo que digas.

La amiga se sentó allí,

poco a poco se apago,

ahora solo se la oye

cuando se la llama a acción.

La luz

-Me duele mucho aquí.

-Pues ponte allí.

Le dijo a la rana la mariposa feliz.

Y siguiendo el buen consejo,

la rana de un salto se plantó muy lejos.

-Ya estoy allí

he cambiado de lugar,

y sigue doliendo igual.

¡Otra vez me equivoqué!

Aquí tampoco es

donde por fin se está bien.

-Yo no me supe explicar,

o no me entendiste tú,

no hay que mover tu casa,

tienes que mover tu luz

-¿Mi luz?

-Tu casa está muy oscura,

apagada y fría está,

no cambiaras nunca nada

llevándola a otro lugar.

Tu luz está despistada.

Perdida tú luz está,

buscando en otros lugares

vagando de aquí para allá.

Mueve tu luz, tráela a casa,

deja de distraerte y vagar,

ilumina tu presente

aquí es donde debe estar

desde tu casa caliente,

desde tu iluminado hogar

nunca más sentirás miedo

y veras con claridad.

La rana siguió el consejo.

Su casa comenzó a brillar

Se la veía desde lejos

rezumando bienestar.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies