Ahora

-Yo quiero ser feliz

dijo Amalia a la perdiz

-¿acaso no lo eres ya?

-No.

-Yo te puedo acompañar,

yo se un truco ,

ya veras

¿ lo probamos?

a ver que tal…

-¿ahora?

no, ahora no

ahora no puede ser

es que ahora no está bien.

-¿Entonces? Tú me dirás

-lo dejó para después

ahora me duelen los pies,

este momento no es bueno

aún le faltan muchas cosas

no tiene lo que deseo

ahora no puedo ser dichosa

esto tiene que cambiar

esto no me gusta a mi

si fuese de otra manera

yo podría ser feliz.

Ella estaba en un lugar

donde no faltaba nada

todo estaba contenido

en el lugar donde estaba

iba siempre acelerada

hacía las cosas corriendo

solo quería llegar

y se perdía el momento

y por eso no veía

lo que ahora estaba ocurriendo

cosas tan maravillosas

en este mismo momento

aire, colores, luz, silencio

formas de vida bullendo

y debajo de las formas

un único amor verdadero.

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.

veinte − diecisiete =