Un hombre corriente

Era un tipo muy corriente

que siempre estaba en su mente

y por eso no atendía

a lo que aquí sucedía.

Paseando por el bosque

él va pensado en sus cosas

no ve flores ni colores

ni tampoco mariposas

no oye pájaros cantar

ni al arroyo susurrar

y como no está donde está

todo le suele pasar.

Mete los pies en el barro

se tropieza con las ramas

se enfada consigo mismo

y se va para su casa

y enfadado se pregunta

-¿Por qué a mí esto me pasa?

Y cuando llega a su puerta

sigue en la mente liado

unas veces muy contento

otras veces preocupado

por las cosas del futuro

por las cosas del pasado

Y donde pone las llaves

no se puede cuenta dar

luego las busca y las busca

y no para de buscar

y se enfada con él mismo

-¿Dónde las pude dejar?

y da vueltas como un trompo

yendo de aquí para allá.

Si no quieres que te pase

como a este hombre corriente

tienes que estar aquí siempre

y no vagando en tu mente.

Úsala para estudiar

y para ser diligente

cuando charle sin parar

no le sigas la corriente.

No te dejes distraer

de lo único y real

el pasado y el futuro

son películas no más.

Un comentario en “Un hombre corriente

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.

tres × cuatro =