Poema a mi voz.

-Ya sé que me quieres mucho

pero te voy a dejar,

no me gustan tus consejos,

no me dan tranquilidad.

Nunca me aclaraste nada,

lo tuyo viene y se va,

lo que dices que está bien

mañana ya no lo está.

Siempre me sacas de aquí,

del ahora, de mi hogar.

Hace mucho que no atiendo

a quien me viene a visitar

-Yo sé cómo distraerte

conmigo puedes escapar

de todos esos pesados

que no te dejan en paz.

-No quiero seguir huyendo

ya no quiero correr más

abrazare lo que venga,

no escaparé nunca más.

-Y cuando te pongas triste

¿Cómo te consolarás?

-Hablaré con la tristeza

y le daré su lugar

-Y si viene la impaciencia

¿Cómo la vas a tratar?

-Que gusto verte mi amiga

Siéntate en este sofá

-¿Y cuando llegue aburrido?

Dime lo que vas a hacer.

-Pues me sentare a mirarlo

y tomaremos un té.

-Y a nuestra querida envidia

¿Qué le vas a decir tú?

-Quédate a cenar conmigo

cocinaré un buen cuscú.

-¿Y que va a pasar conmigo,

no me dejaras pasar?

Siempre me has necesitado.

No me puedes repudiar.

-Tú también tienes tu sitio.

Tú siempre serás mi amiga,

pero de ahora en adelante,

no escucharé lo que digas.

La amiga se sentó allí,

poco a poco se apago,

ahora solo se la oye

cuando se la llama a acción.

Un comentario en “Poema a mi voz.

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.