Biodiversidad en el prado

Había una vez un prado

en una hermosa colina

su tierra era fértil y rica

su nombre era Carolina

una tarde soleada

después de algunos chubascos

el prado creo una flor

nombrándola reina en el acto

y pasaron muchos días

y la flor sola seguía

esta me ha salido bien

probare a hacer otra a ver…

le creo miles de amigas

de todas formas y maneras

para que jugara la reina

y todas se divirtiera.

Todas eran diferentes

y todas estaban bien

el prado estaba contento.

¡Su obra estaba fetén!

Pudo ser por un hechizo

no sabemos la razón

pero la reina del prado

un buen día se enfado

no aguanto tanto desorden

las cosas son como son

de ahora en adelante

yo solo tengo razón.

Y ordeno a todas las flores

como debían de ser

como debían portarse

y que colores escoger.

el prado multicolor

de un solo color quedo

y al unisonó las flores

desfilaban en su honor

ahora el prado era amarillo

todo igual, muy aburrido

y si alguien protestaba

era pronto detenido

La biodiversidad del principio

ya no se podía ver

estaba presa y atada

sin dejarla emerger.

Así pasaban los días

el prado siempre era igual

y la reina estaba triste

y empezó a sentirse mal.

Madre mía que aburrimiento

no lo puedo soportar

¿Cómo hemos llegado a esto?

lo tengo que remediar

es mejor que cada una

sea como le dé la gana

que vuelvan todos los colores

y que bailen por sevillanas.

Todas las flores contentas

se quitaron los disfraces

y campaban por el prado

libres locas y locuaces

unas saltaban de lado

otras sacaron volantes

otras corrían de espaldas

y otras se pusieron guantes.

La reina a todas miraba

con una y grande sonrisa

ahora las dejaba ser

sin ponerles cortapisas.

Ahora estaba muy feliz

queriéndolas tal como eran

Sin exigir a ninguna

hacer las cosas a su manera.

En el prado carolina

ha vuelto la biodiversidad

cantan los pájaros y grillos

al pasar por el lugar.

El sapo se vino arriba

Estaba tranquilamente

un sapo tomando el sol

y un humano que paseaba

sus gafas le regaló.

Cuando se puso las lentes

se sintió muy importante

él era algo especial

los demás eran cosa aparte.

El charco veía ahora

de forma muy peculiar

él era el centro de todo

y lo veía girar.

Al principio le gustaba

sentirse tan especial

pero pronto las cosas

empezaron a cambiar.

De repente y sin motivo

todo le parecía mal

y le entraron muchas ganas

de mandar y de ordenar.

Él se creía más listo

y mejor que los demás

y trataba de imponer

su opinión en el lugar.

Esto no está bien aquí

esto no está bien allá

nada era de su gusto.

¡¡¡No lo puedo soportar!!!

Y siempre estaba enfadado

cuando no estaba impaciente

triste o de mal humor

que también era muy corriente.

Y siempre era culpa de otro

su enfado y su mal humor

si tu no fueras así…

yo siempre tengo razón.

¿Pero qué le pasa al sapo?

Decían todos los demás.

El sapo se ha vuelto loco.

Lo tenemos que encerrar.

Y llamaron al doctor

que llegó muy diligente

con cuerdas muy resistentes

y una jeringa imponente.

Esto lo arreglo yo

con un pinchazo es bastante

y dijo yendo para el sapo:

agarrarlo, es un instante.

Del salto que pego el sapo

cuando lo vio aparecer

se le cayeron las gafas

y todo volvió a estar bien

No hace falta que me pinche

la enfermedad ya pasó

el problema eran las gafas

que el humano me dejó.

Ya no veo los problema

el enfado se marchó

he vuelto a la realidad

todo lo veo mejor.

la vida se va de fiesta

La vida se va de fiesta

y parece muy contenta

el baúl de los disfraces

tiene la tapa abierta.

No se decide por uno

no para de sorprendernos.

¡Mira esa flor tan bonita!

¡Y ese caracol con cuernos!

Todo lo que ves es vida

una vida

vida es.

¿Qué otra cosa puede ser?

debajo de cada planta

animal o persona

danza la vida contenta

alegre y muy juguetona.

Mírala que cuca va

vestida como una liebre

y saltando como un gorrión…

¡Qué alegre!

Y sus disfraces de hombres

son muchos y variados

unos grandes otros pequeños

los hay negros y colorados.

No juzgue lo que tú ves

siempre es la vida danzando

y aunque no lo puedas entender

ella siempre está jugando

cuando estés con tus amigos

no te creas a tu mente

trata de ver a la vida

con disfraces diferentes.

Yo soy vida tú eres vida

y ellos y ellas también

todo a tu alrededor es vida

verlo así me sienta bien.

Qué bonito es ver mundo

cuando ves la vida en el

sin el ruido de palabras

¡todo es paz, todo está bien!

La pelota

Bota bota mi pelota

la niña Carlota

jugaba en el parque

con su pelota.

Bota bota mi pelota

yo te quiero preguntar

¿es más bonito subir?

¿debe ser feo bajar?

Para mi eso es igual

las dos cosas forman una

cuando subo canto al sol

cuando bajo canto a la luna.

Lo paso de rechupete

subiendo como un cohete

bajando todo empicado

disfruto como un chiflado

Ir para arriba o abajo

no se pueden separar

las dos cosas son lo mismo

¿te lo tengo que explicar?

Para arriba y para abajo

son como el frio y el calor

para que exista uno

necesitan ser los dos

Si quiero seguir aquí

tengo que subir y bajar

si sigo siempre hacia arriba

me salgo de este lugar.

En el suelo tomo impulso

también para descansar

que a veces es necesario

para fuerzas recobrar

Bota bota mi pelota

no dejemos de botar

para arriba, para abajo

son las cosas del jugar.

Ahora

Yo quiero ser feliz

dijo Amalia a la perdiz

¿acaso no lo eres ya?

No.

Yo te puedo acompañar

yo se un truco

ya veras

¿ lo probamos?

a ver que tal…

¿ahora?

no, ahora no

ahora no puede ser

es que ahora no está bien.

¿Entonces? Tú me dirás

lo dejó para después

ahora me duelen los pies

este momento no es bueno

aún le faltan muchas cosas

no tiene lo que deseo

ahora no puedo ser dichosa

esto tiene que cambiar

esto no me gusta a mi

si fuese de otra manera

yo podría ser feliz.

Ella estaba en un lugar

donde no faltaba nada

todo estaba contenido

en el lugar donde estaba

iba siempre acelerada

hacía las cosas corriendo

solo quería llegar

y se perdía el momento

y por eso no veía

lo que ahora estaba ocurriendo

cosas tan maravillosas

en este mismo momento

aire, colores, luz, silencio

formas de vida bullendo

y debajo de las formas

un único amor verdadero.

El rey dormido

Reinaba el rey de los gallos

con la ayuda de un lacayo

en su reino había paz

y también tranquilidad

El rey a todos cuidaba

y los sabía querer

el sirviente era muy listo

y hacia sus cosas muy bien

construía grandes mansiones

enfermedades curaba

máquinas, aviones y coches

el lacayo fabricaba

El rey gallo asombrado

por todo lo que sabia

asentía con su cresta

a todo lo que él decía

y siempre lo tenía ocupado

con sus múltiples proyectos

que si vamos por aquí

que si vamos a hacer esto

el rey muy obnubilado

le seguía sin rechistar

y el sirviente sin quererlo

le robo su identidad

En el reino ahora reinaba

el sirviente y nadie más

el rey se quedó dormido

y parecía no estar.

Como el criado mandaba

en cosas que no entendía

pronto hubo muchos líos

y empezó una pesadilla.

En las cosas del querer

era tonto y bravucón

nunca quería ceder

y siempre llevar la razón.

Las cosas que otros hacían

nunca eran de su agrado

mis ideas son las buenas

gritaba muy enfadado.

Pronto en el reino reinaba

un grandísimo alboroto

y hasta bombas se tiraban

los unos contra los otros.

Mucho estrés todos sufrían

y con tanta algarabía

el rey que dormía y dormía

de repente despertó.

Recobro su identidad

abrió los ojos y dijo

viendo las plumas volar

¡Esto tiene que acabar!

El lacayo se marchó

descompuesto y desplumado

y nunca más se metió

donde no lo habían llamado.

Vaya sueño tan profundo

menos mal que he despertado

en las manos de ese loco

no sé qué hubiera pasado.

Un hombre corriente

Era un tipo muy corriente

que siempre estaba en su mente

y por eso no atendía

a lo que aquí sucedía.

Paseando por el bosque

él va pensado en sus cosas

no ve flores ni colores

ni tampoco mariposas

no oye pájaros cantar

ni al arroyo susurrar

y como no está donde está

todo le suele pasar.

Mete los pies en el barro

se tropieza con las ramas

se enfada consigo mismo

y se va para su casa

y enfadado se pregunta

¿Por qué a mí esto me pasa?

Y cuando llega a su puerta

sigue en la mente liado

unas veces muy contento

otras veces preocupado

por las cosas del futuro

por las cosas del pasado

Y donde pone las llaves

no se puede cuenta dar

luego las busca y las busca

y no para de buscar

y se enfada con él mismo

¿Dónde las pude dejar?

Si no quieres que te pase

como a este hombre corriente

tienes que estar aquí siempre

y no vagando en tu mente.

Úsala para estudiar

y para ser diligente

cuando charle sin parar

no le sigas la corriente.

No te dejes distraer

de lo único y real

el pasado y el futuro

son películas no más.

Las prisas del caracol

Paseábase por un prado

un caracol despistado

que se encontró de repente

con algo poco corriente.

No tiene alas ni pies

le daré la vuelta a ver qué es

es bonito, cómo brilla

me lo cargo en mi casilla.

Fue ponerse el artefacto

y le ocurrió ipso facto

de repente y sin razón

muchísima prisa le entró

tic tac tic tac

voy a hacer el equipaje

que me tengo que ir de viaje

tic, tac, tic, tac

voy al cine, luego a misa

déjame que tengo prisa

voy a clases de claqué

luego a yoga y luego a ingles

tic tac tic tac

pasó por allí un ciempiés

y tuvo que saltar a un lado

por no ser atropellado.

Alto, alto, párate

¿Es que acaso no me ves?

Hoy no puedo

que no llego

voy deprisa

tengo prisa

tic tac tic tac

¡Qué locura!

¿tendrás cura?

Se cruzó con un lagarto.

Siéntate a tomar el sol.

Voy muy tarde ¿qué horas son?

¿Hora? Es ahora. Ahora es

¿para qué lo quieres saber?

Para ver si llego bien

hoy estoy muy ocupado

tengo todo programado

tengo que ir a otro lado

tic tac tic tac

adiós, adiós que tengo mucha prisa.

Abrígate que corre brisa.

Subiendo una cuestecita

se encontró una mariquita

descansa conmigo un poco.

Ahora no puedo, voy loco

tengo que freír un coco

y luego me voy de excursión

y a correr un maratón

tic tac tic tac

me voy corriendo para adelante

ya descansaré en otro instante.

Volando entre las rosas

se hallaba una mariposa.

Hola amigo párate

¿quieres que tomemos té?

Otro día, ahora no

mañana me viene mejor.

Entra en casa

¿Qué te pasa?

Yo no puedo estar aquí

yo necesito salir

ahora vengo, ahora voy

¡ya no sé ni dónde estoy!

RINGGGGG

tengo que correr, correr

mira que ya son las tres

Tic tac tic tac

y corriendo como un loco

se tropezó con un topo

y en la fuerte colisión

el artefacto voló

¿Cómo estás? ¿te encuentras bien?

Preguntaron la mariposa y el ciempiés

¿Qué te duele? ¿Cómo estás?

Preguntaron la mariquita y el lagarto al llegar

¡Qué silencio! ¡Vaya paz!

por fin se acabó el trajín

¡que alegría estar aquí!

nada tiene que ocurrir.

Mi perro

Mi perro no tiene palabras

solo ladra

aunque las conoce bien

no sabe como se llaman

ni las flores ni las ranas

pero no es tonto, es muy listo

desayuna churros y además le gusta el pisto

y aunque no diga palabra

sabe más de lo que ladra.

Mi perro tampoco piensa

ni mal ni bien

te mira muy fijamente

y a todo te dice amén

a él nunca le preocupa

lo que pasó o pasará

está súper atento

al momento en el que está

él siempre está muy contento

y con ganas de jugar.

Mi perro cuando me ve

mueve el rabo, ladra y salta todo a la vez

y además tiene una cosa

que cuando me ve llegar

me regala sin parar

esa cosa esta en el aire, esa cosa no se ve

alegría retumbante

puntitos de luz brillantes

que llegan a mi corazón

y lo alegran mogollón.

Mi perro es un buen amigo

nunca se enfada conmigo

y aunque yo diga mi perro

él no es mío ni tuyo ni es de nadie

mi perro no tiene dueño ni amo

él ES VIDA, y yo lo amo.

La ola fulanilla y el fin de su pesadilla.

Fulanilla era una ola que se creía muy sola

¡Qué pena me doy!

¡Qué sola que estoy!

¡Qué miedo me da!

¿Qué me va a pasar?

Fulanilla sufría cada día.

Se enfadaba, por todo protestaba

y con otras olas se comparaba.

¡Esto no es nada justo

 yo nunca estoy a gusto!

Se lamentaba estirando su cresta

para que estuviera tiesa.

¡Cuánta gente hay por aquí!

Como no me deslome, me comen

tengo que sobresalir si no me quiero morir.

¡Qué miedo me da! ¿Qué me va a pasar?

Y después de mucho tiempo de vivir así

de empinarse y de sufrir,

un día creyó morir

cerro los ojos y dijo:

No puedo más, me rindo.

y se dejo caer al mar como un pingo.

Ya no me quedan ni dientes

¡que me lleve la corriente!

y estando de esta manera,

se lleno de paz entera

abrió los ojos y dijo:

¡Soy el mar!

Pero, ¡qué boba!

pensé que solo era una ola

¡Qué alegría!

¡No soy lo que yo creía!

Las olas bailaban en su superficie

como si todo les importara unas narices:

Todas bailan al compás.

¡Míralas como se dejan llevar!

Y feliz con su descubrimiento

siguió su camino hacia la orilla con gran contento

sintiendo ser el mar en cada momento.

Y así acabo la pesadilla

 de una ola llamada fulanilla.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies